Orquesta Universitaria ULS


A estas alturas se me hacía necesario dedicar algunas palabras a la Orquesta Universitaria ULS, llamada cariñosamente "la OU", tras casi 6 años de funcionamiento continuo y muchísimas alegrías.

Los orígenes de esta agrupación se remontan al año 2011, período en el cual me estaba integrando al cuerpo académico de la Universidad de La Serena y merodeaba como un recién llegado de las tierras polacas y alemanas, con toda esa maleta de experiencias que te entregan los viajes, los maestros, los nuevos amigos, las travesías, los esfuerzos, las novedades, las verdades y las mentiras. En ese año, desde una de las recurrentes "tomas" del Departamento de Música, surge una agrupación de colegas, amigos y estudiantes motivados por formar un equipo musical, aún sin un perfil académico ni objetivos a largo plazo, pero con muchas ganas de hacer música.

Con una inyección mediática, logística y voluntariosa, surgió rápidamente un elenco artístico formado por estudiantes, ex alumnos y ya formados artistas dispuestos a trabajar. En algunos meses la idea era bastante clara, formar una plataforma de práctica y aprendizaje colectivo, que funcionara como una ayuda al estudio del instrumento, al conocimiento de repertorio, en fin, a tener una idea de lo que significa una Orquesta Sinfónica de nivel académico universitario.

En el fondo, no hay muchas vueltas ni reflexiones que valgan la pena al respecto de los objetivos de una Orquesta Universitaria. Desde un punto de vista lógico, resulta impensable que un conservatorio, departamento de música o como queramos llamar a las cuatro paredes que albergan la práctica musical, no tenga un elenco que trabaje el repertorio estándar sinfónico o de cámara, bajo la responsabilidad de que el resultado es también el resultado del estudio del instrumento, del esfuerzo y, aún más simple y preciso, de lo que debe ser el estudio de un instrumento de tradición erudita. Aún más, independiente de la gran riqueza musical del Departamento de Música de la Universidad de La Serena, donde conviven corrientes, estilos y tradiciones musicales, es necesario que la práctica musical alcance siempre un nivel de dominio y cuidado al más alto nivel posible para cada estudiante.

Como una planta de raíces fuertes y astutas, la "OU" creció dentro del Departamento de Música gracias a la ayuda de una gran cantidad de personas, tantas que sería necesario otra columna sólo para agradecer y nombrar merecidamente a cada uno de ellos. De esta forma, la orquesta no sólo formó parte de una propuesta metodológica, sino que asumió grandes retos y logró honrosas condecoraciones. Los ya cientos de participantes que ha tenido la orquesta podrán recordar las giras, los discos grabados, las becas ganadas, los concursos, las clases magistrales, los grandes repertorios, los estrenos, los solistas y un largo etcétera de experiencias enriquecedoras.

Ahora, tampoco ha sido un camino fácil ni amigable. Como toda idea, proyecto o iniciativa, siempre va a ser encomiada y denostada a la vez. Algunos verán el beneficio, otros la duda y otros el error. Sin embargo, tales oleajes son importantes para recordar las cosas valiosas y fortalecer ese gran "por qué" hacemos las cosas. Sólo se me hace importante mencionar los aspectos negativos para dejar ese pequeño mensaje esperanzador de "seguir adelante", y de confiar en nosotros mismos a través de la confianza ganada y depositada en el resto.

Ese gran "por qué" de hacer las cosas es muy importante. Finalmente, hacemos lo que nos hace felices. Lo que nos hace felices queremos compartirlo. Lo que compartimos nos conecta con otros. Conectarnos con otros nos facilita el aprendizaje y la experiencia. El aprendizaje y las experiencias nos completan como seres humanos. Todo lo demás, lo que adorna y lo que enloda, son meros pretextos.

Desde el 2011 hasta el presente, la orquesta me sigue enseñando cosas y dando alegrías. Cada vez que emprendo algún viaje, aprendo o descubro algo nuevo, quiero regalarlo como un padre en Navidad. Así como un padre, también siento las impetuosas ganas de que todo el elenco sienta ese respeto por el estudio, por cultivar sensibilidades e inteligencias, desarrollar aptitudes y habilidades. Si uno que otro ha cambiado gracias a hacer música de esta manera, quedo más que conforme. Larga vida a la "OU".


97 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo